BUSCAR

Inicio

La Junta Rectora del Consorcio de Playa de Palma aprueba el PRI, que queda sólo pendiente de la aprobación del Consell

19 de agosto de 2014

La Junta Rectora del Consorci de Platja de Palma aprova el PRI

El documento incorpora el 70% de las peticiones presentadas en las alegaciones, dando como resultado un nuevo PRI más consensuado y adaptado a la realidad


La Playa de Palma empieza su reconversión, fruto de la cooperación público-privada, con 469 millones de euros de inversiones


Palma, 19 de agosto de 2014.- La Junta Rectora del Consorcio de Playa de Palma, compuesta por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, la Conselleria de Turismo y Deportes del Govern Balear, el Consell de Mallorca y los Ayuntamientos de Palma y Llucmajor, ha aprobado provisionalmente el Plan de Reforma Integral de la Playa de Palma (PRI), que con este nuevo paso se acerca a la aprobación definitiva, el último trimestre de este año. La filosofía del nuevo PRI es muy diferente a la del anterior, el cual apostaba por las grandes obras públicas y las expropiaciones, mientras el actual es un documento realista que apuesta para facilitar la inversión privada y la reconversión.
A la reunión celebrada para la aprobación del PRI han asistido el conseller y presidente del Consorcio, Jaime Martínez; la delegada del Gobierno, Teresa Palmer, en representación de la Administración General del Estado ; Mateo Isern y Joan Jaume, alcaldes de Palma y Llucmajor, respectivamente; Bernat Roig, en representación del Consell Insular de Mallorca, y Álvaro Gijón, gerente del Consorcio.


Objetivos claros y necesarios-. El PRI es una apuesta ambiciosa pero realista; la aplicación del documento comportará el cumplimiento de sus objetivos básicos: la recuperación de los valores identitarios del paisaje local, y el aprovechamiento de la infraestructura turística existente; la reducción de la densidad residencial, renovando y modernizando el sector comercial y adecuando el espacio público y el paisaje urbano, así como el entorno rural; favorecerá la reconversión, remodelación e incremento cualitativo y cuantitativo de la planta hotelera en la zona, fijando condiciones para facilitar su renovación y modernización. El conseller de Turismo, Jaime Martínez, ha manifestado que "la apuesta de todas las administraciones por la Playa de Palma es clarísima; es un destino maduro que estamos reposicionando gracias a las herramientas legislativas que entre todos hemos puesto al alcance de los inversores privados". El alcalde de Palma, Mateo Isern, ha manifestado que el nuevo documento "hará que la rehabilitación sea totalmente imparable". Isern ha añadido que los dos ayuntamientos y el Consell están de acuerdo en que "este es el comienzo de una reforma, muchas veces aplazada, pero tan importante para la recuperación de este espacio emblemático medioambiental, turístico y económico". Para cuantificar la idea del compromiso y la importancia de la zona para el Ayuntamiento de Palma, Isern ha recordado que la Playa de Palma "supone alrededor del 40% de los ingresos del Ayuntamiento de Palma".


El PRI también integra paisajísticamente las infraestructuras y entradas en la Playa de Palma, tanto en la autovía de Levante y la carretera de Cabo Blanco, como en el paseo marítimo y la playa, puesto que constituyen la imagen exterior y la bienvenida a la zona. El Consorcio también persigue impulsar una serie de planes especiales para mejorar el espacio público y urbano, fomentando los corredores paisajísticos para conectar la primera línea con el Plan de Sant Jordi.

Con la voluntad de que la Playa de Palma sea un destino de primer orden en lo referido a la calidad de sus aguas, se invertirá en mecanismos de mejora de la calidad de las aguas a la zona de baño. En referencia a este tema, el alcalde de Palma, Mateo Isern, ha subrayado que "la recuperación de la calidad del agua es una de las prioridades para que Playa de Palma se convierta en el destino que todo el mundo quiere".


Playa de Palma, centro de inversión.- La Playa de Palma inicia una reconversión ambiciosa. Antes de su aprobación, junto con la nueva Ley Turística, el Decreto de la Playa de Palma y el Decreto Ley de Zonas Maduras, se han podido iniciar reconversiones para la modernización de la zona. Concretamente, 27 hoteles de la zona han subido de categoría, consiguiendo pasar de 18 a 31 hoteles de cuatro estrellas; se han presentado cuatro proyectos de nuevos hoteles de cuatro y cinco estrellas que suponen 100 millones de euros de inversiones, y se han solicitado reformas y subidas de categoría de otros hoteles, por un valor de 40 millones de euros más. A esto se tienen que añadir los 230 millones de euros de inversión del centro comercial de Ses Fontanelles, y los más de 100 millones de euros de inversión pública, que suman un total de 469 millones de euros.


A raíz de esto, el alcalde de Palma, Mateo Isern, ha dicho que "el compromiso del Ayuntamiento es que todos los ingresos que se produzcan por rehabilitaciones y nuevas obras se destinen directamente a la rehabilitación de la zona". El alcalde de Llucmajor, Joan Jaume, ha añadido, por su parte, que "la inversión privada vendrá de las propias plusvalías generadas por el PRI", puesto que cualquier modificación o nueva urbanización generará ingresos a la administración, que se revertirán en la zona.


Hoteles de ciudad.- Como novedad destacada, toda la zona de Playa de Palma se considerará como apta para la ubicación de Hoteles de Ciudad. Podrán considerarse como tales los hoteles nuevos con un mínimo de cuatro estrellas, o los existentes que, mediante reforma integral (más del 50% del valor catastral de la finca) incrementen su categoría a cuatro estrellas o más. Mediante esta figura se permite a los hoteles aumentar su categoría, así como el número de habitaciones en el mismo espacio, dado que no está sujeto a los mismos ratios que el resto de hoteles.


Este conjunto de medidas mejora y renueva la planta hotelera, alentando los incrementos de categoría y favoreciendo la desestacionalización y la oferta turística durante los 365 días del año. El conseller de Turismo ha dicho que la Playa de Palma será "protagonista de la desestacionalización, con un invierno de mucha más actividad en establecimientos nuevos y renovados".

Un proceso de consenso-. El proceso de aprobación, tramitado por el Consorcio, es fruto de la coordinación con las asociaciones de vecinos, la Asociación Hotelera de Playa de Palma y la oferta complementaria. Frente a las 1.350 a alegaciones que recibió el proyecto de Margarita Nájera, este sólo ha recibido 465. El documento incorpora el 70% de las peticiones presentadas en estas a alegaciones, dando como resultado un nuevo PRI más consensuado y adaptado a la realidad.


El documento arrancó su fase de adelanto en 2012, incluyendo un periodo de información pública e informes del Ministerio de Fomento, el Ayuntamiento de Palma y la Comisión de Medio ambiente. Durante la siguiente fase, la de aprobación inicial, que tuvo lugar a lo largo de 2013, la Junta Rectora aprobó inicialmente el PRI, con una nueva exposición pública, aumentada para obtener el máximo consenso, e informes de la Dirección general de Turismo, los ayuntamientos de Palma y Llucmajor, la Dirección general de Recursos Hídricos, Emaya, Aviación Civil del Ministerio de Fomento, Dirección general de Costas, AENA y Puertos de las Islas Baleares, entre otros.


Con la aprobación por parte de la Junta Rectora, el PRI entra en la fase de aprobación definitiva, pendiente únicamente de la aprobación por parte del Consell Insular de Mallorca en un plazo máximo de dos meses, una vez el PRI ya ha obtenido informes favorables de AENA, AESA y Dirección general de Costas. Esta aprobación del Consell Insular de Mallorca se tiene que producir al tratarse de un plan que afecta a dos municipios (Palma y Llucmajor).

Fecha última modificación: 20 de Agosto de 2014